domingo, 15 de enero de 2012

DIFERENCIA LEGAL

DIFERENCIA LEGAL
F. Abraham Tobias Hernández
Saltillo, Coahuila de Zaragoza,
Enero 2012

¿Queréis prevenir los delitos? Haced que las leyes sean claras, sencillas y
que toda la fuerza de la nación se encuentre condensada para defenderlas,
sin que, por el contrario, ninguna parte de la misma se emplee en destruirlas.
Haced que las leyes favorezcan menos a las clases sociales que a los hombres mismos.
Cesare Beccaria


El espectáculo dado por Miguel Sacal Smake nos sirve para demostrar varias cosas, la primera, que ser rico no te hace educado, su dinero no tiene nada que ver con la calidad de ser humano (si a ese chango se le puede llamar ser humano), lamentablemente lo es, quisiéramos que fuese gorila y no ser de la misma especie animal que la de ese orate, lo peor del caso es que por su condición humana debemoss respetarlo.

Dos, la riqueza te hace libre; cierto, te deja vivir libre después de cometer actos ilícitos, la justicia tiene su precio y son pocos los que tienen la capacidad económica para mercarla, si un rico atropella a una persona por accidente fácilmente librará la cárcel, si un ciudadano de a pie y en camión si llagásemos a tener un vehículo y provocáramos un accidente con las mismas consecuencias, seguramente la cárcel, el tambo, la prisión, el penal el CERESO o la peni, como usted guste llamarle, sería nuestro destino.

El destino no sería por bruto, menso, loco, o cualquier adjetivo que quisiéramos ponerle, sería por jodido, si lamentablemente así es, no será por falta de precaución, por jodido, seríamos quienes engrosaría las filas de una institución de readaptación social.

El señor ese, debe entender que su posición económica no le da derecho a tratar mal a otro ser humano, debe entender que su estatus social no lo pone por encima de nadie, aunque la ley y el Estado de Derecho mexicano en la práctica es más favorable, más benéfico, más tolerante y más solapador con quienes cuentan con mayores recursos económicos.

Pero no sólo si eres quien rico y cometes un delito, también si eres víctima de un delincuente, la capacidad de respuesta de la ley es diferente para una víctima de escasos recursos, aunque nos duela, la ley no es pareja para todos.

Por ejemplo (no critico sus movimientos) si los hijos de Sicilia, Martí o Wallace hubieran sido vástagos de un seno familiar humilde, el caso de sus respectivos descendientes estuviera en el olvido y serían sólo parte de un número frío dado por las autoridades. La diferencia de estatus social, político o económico, también es una diferencia legal.

Lo que este país lleno de contrastes extraños necesita, en primera cuenta, es que la ley sea pareja para todos, quien comete un delito sea sancionado y quien es víctima de uno le sea otorgada justicia, y planteo 3 soluciones: o que todos seamos ricos, que todos seamos pobres o que la ley sea realmente ciega, justa e igualitaria para todos, como quien dice, tener la misma calidad de persona ante ella.

Pero la diferencia también la hacemos la sociedad, a todos nos escandalizo ver la paliza a un valet parking, pero si hacemos un ejercicio y preguntamos cómo se llama los menos sabran decirte que se llama Hugo Enrique Vera, pero la mayoría seguro que te dirá el nombre del agresor.

El Sr. Sacal merece muchas cosas, no criticarlo por su origen judío, tampoco por su riqueza, ni siquiera criticarlo por su educación, pero sí merece un castigo por lastimar a otro ser humano, castigo del que se verá librado por la sencilla razón que la ley no es pareja y de eso él no tiene culpa (no estoy defendiendo al patán ese), mientras no se corrija ese pequeño detalle, seguiremos viendo cómo alguien por jodido no puede encontrar justicia y alguien por rico seguirá burlándose de la ley.

tobiashdz@hotmail.com
@AbrahamTobias
http://losdeapieyencamion.blogspot.com/