miércoles, 5 de febrero de 2014

LA PLATA EN CARNE Y HUESO

La Plata en Carne y Hueso

F. Abraham Tobias Hernández
Saltillo, Coahuila de Zaragoza
 septiembre del 2010


El 23 de septiembre de 1917 fue el día en que el sol dorado de Tulancingo, Hidalgo, sintió envidia por el brillo de la plata, ahí nació un icono de la cultura popular mexicana, al rango de Pedro Infante o Tin Tan. Rodolfo Guzmán Huerta vio la luz y la luz se hizo plateada.

El 5° hijo de siete llegó a la Cd. de México en 1920, dicen que practicó beisbol y futbol americano (el segundo mejor deporte del mundo después de la Lucha Libre), sus pininos como luchador comenzaron entre 1934 ó 1935, dando muestra que había madera de buen luchador.

Al inicio de su carrera luchó bajo varios nombres, como Rudy Guzmán, El Incógnito, El Hombre Rojo, El Demonio Negro, entre otros; no fue sino hasta 1942, a propuesta de su entrenador Jesús Lomelí, quien le dio tres nombres, comenzó a usar un equipo plateado  y el eligió el mote de El Santo.

Saltó a la Arena México, la catedral de la lucha libre, un 26 de julio del ahora lejano 1942, por primera vez El Enmascarado de Plata, con mallas negras y vivos grises, su nacimiento fue como rudo, esa tarde 7 enemigos lo esperaban en una batalla campal, fue expulsado por exceso de rudeza contra el Ciclón Veloz y el propio réferi. Al poco tiempo se fue definiendo su estilo de lucha, que al día de hoy es inconfundible.

Como luchador venció a los mejores, desenmascaró a Black Shadow, Espanto y El Espectro, entre otros. Como pareja de Gory Guerrero, quien inventó la llave de “A Caballo”, pero el único capaz de inmortalizar tal castigo fue el plateado, grandes batallas libraron. También luchó a lado de otros grandes como El Solitario y Huracán Ramírez, de sus movimientos aprendieron.

Del ring salta a las historietas en 1952, lo que hoy conocemos como cómic. De la mano de José Guadalupe Cruz fue el primer luchador en incursionar en el papel las hazañas de la lucha libre, para así empezar a quedarse en la memoria popular.

En 1958, el Santo pasó del papel a la pantalla con dos películas grabadas en la Hermana República de Cuba, El Santo contra el Cerebro del Mal y el Santo contra los Hombres Infernales, en su cineteca se acumulan más de 50 películas. Por cierto, el Santo también pisó las arenas de toreo, desde Tijuana, hasta América del Sur la plata los deslumbró.

El Santo luchó contra monstruos como vampiros y hermosas vampiresas, zombies y momias,  hombres lobo y marcianos,  bandas criminales con la finalidad de conquistar el mundo, hasta Blue Demon y Capulina se enfrentaron al plateado, Él, El Santo de todos ellos, con sus llaves y topes, nos protegió de caer en las garras del mal.

Recuerdo aquella película llamada El Hacha Maldita --por cierto casi imposible conseguirla-- y también la famosa Contra las Momias de Guanajuato, cabe señalar nuestro héroe sale nada más al final para salvar a la humanidad, ya que Blue Demon y Mil Máscaras no pudieron, dicho con todo respeto, necesitaron de su ayuda.

El Santo es el héroe que su fama llegó a tierras lejanas como el Líbano y Turquía; América Latina lo amó. Fuera de nuestro país creían que era un ser fantástico, un personaje  tipo Batman o Spiderman, sorpresa se llevaron cuando supieron que era un héroe de carne y hueso, un ser humano que podías ver y tocar, escuchar y charlar.

En el programa de Jacobo se descubre su rostro, a muchos como yo no nos ganó el morbo, es verdad cuando te digo que cerré mis ojos, no quería conocer al hombre debajo de la capucha, seguro él lo hizo por reconocer a don Rodolfo, me resistí.

El misterio de la máscara, los poderes que le otorgaba y las habilidades dotadas por la careta de manera mágica, sólo él era capaz de realizarlas, verlo sin ella la verdad no me interesa.

El 5 de febrero de 1984, la plata cayó para darle vida a la Leyenda. Recuerdo que al día siguiente recibí la noticia a la hora de la comida, mi madre fue la encargada; el mole y el arroz que ella había preparado se quedaron en la mesa, me subí a mi cuarto y me puse mi máscara plateada.

La lucha lo extraña y la afición no lo olvida, después de él, el cine de luchas no fue el mismo, después de él, la lucha cambió por completo, siguieron muchos emulando sus proezas.

Los hombres mueren, las modas pasan, las leyendas son eternas y El Santo es inmortal.


Twitter: @AbrahamTobias
tobiashdz@hotmail.com

1 comentario:

Maicol 99 dijo...

Genial mi Fusion un abrazo, gran blog!