domingo, 27 de marzo de 2016

IGUALDAD

IGUALDAD
Saltillo, Coahuila; México a
23 de marzo de 2016.

Igualdad, todos hablan de igualdad, en el derecho, en la economía, en la sociedad, todos iguales, pero en la realidad impera lo contrario, ni en el derecho, ni en la economía, ni en la sociedad el trato es igualitario.

Hipócrita I
El Hipócrita del Idealismo

El derecho en el papel es hermoso, protege a todos y en papel castiga a todos, pero en la realidad parece ser que la justicia está hecha por el ser humano para facilitarle la vida a los que más tienen, mientras más tienes, más fácil es acceder a ella; mientras menos tienes, tu posibilidad de encontrarla va disminuyendo de manera inversamente proporcional a como aumenta la pobreza. Mientras más pobre menos justicia, casos hay muchos. Contemos dos pequeñas historias:

Veracruz. cuatro Juniors violan a una menor de edad y el derecho les concede libertad, si tienes y eres influyente la probabilidad de encontrar “justicia” (llamémosle impunidad) aumenta. Hay igualdad si, entre ellos cuatro que tienen “estatus”.

Veracruz. Una señora roba para comer y es castigada por no demostrar que su robo fue famélico, por hambre, mientras menos tienes y menos conozcas gente, más duro es el peso de la ley, el gramaje es diferente según la posición.

Hipócrita II
El Hipócrita más desigual

La economía, nos invita a comprar cosas que no podemos adquirir, es el aparador de la tienda donde solo los “elegidos” pueden comprar y adquirir lo que la economía te demanda tener, si no lo tienes estas frito, lo necesitas, tanto como un celular para respirar o una marca para caminar. El actual sistema económico sabe hacer dinero, es lo que mejor hace, pero para distribuirlo es muy malo, es el peor, Hoy, 62 personas poseen la misma cantidad de dinero que la mitad pobre de la humanidad, según reveló una investigación de ‘Economía para el 1 % (‘An Economy for the 1 %’, en inglés) de Oxfam. Continuación de las dos historias;

Veracruz. Todo el día sale en la televisión la venta del celular más avanzado y sofisticado del mercado, además tiene un diseño “in”, un joven va con su papá se lo pide y lo compran. Es uno de los 4 violadores, aún no sabemos si fue antes o después de cometer el crimen.

Veracruz. Todo mundo te dice que tomar Coca-Cola, consumirla es malo, enferma a la gente y mata. A la señora antes de robar por hambre, sólo le alcanzó para eso, la bebida carbonatada es más barata que la leche, peor aún no tiene para comprar comida orgánica y sin gluten, de ahí sacó las calorías para ir a robar y mitigar el hambre de ella y sus tres hijos.

Hipócrita III
La sociedad, la mayor de las hipócritas

Todos y todas proclamamos igualdad, los mismos derechos, pero cuando se ve a dos hombres besándose, los señalamos y hay quienes hasta pugnan para que ellos no tengan derechos, si se ve a dos mujeres se señala igual, con menos severidad (aquí el género ayuda, no mucho, caso excepcional, en otros casos a ellas las trata sin la mínima igualdad), la sociedad señala a la comunidad lésbico-gay, apunta a los que se visten diferente, a los que piensan distinto, a los que no rezan y a los que rezan de mas. Copartícipe es la sociedad de no dar las mismas oportunidades a lo que no les favoreció el sistema económico, la pobreza no duele, se tolera, porque dicen es necesaria, culpa a los gobiernos de todo mal y no mejora ni en lo individual, mucho menos en lo colectivo, ya se olvidó que significa eso. Se olvidó la solidaridad y la empatía y la cambiamos por el primero yo, que me merezco todo. Final de las dos historias:

Veracruz. Los cuatro violadores es probable que sean olvidados, la niña ultrajada seguramente lo será.

Veracruz. Ella, la que robó por comida también será olvidada, ¿a quién le importa si tiene hambre o no o si está en el CERESO o no?

Post Data
Los dos hombre que se besaron, al parecer siempre serán señalados y discriminados.
¿Igualdad? ¿Dónde?

F. Abraham Tobias Hernández
fabrath@hotmail.com
@AbrahamTobias